Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 junio 2010 2 29 /06 /junio /2010 16:12

Saliendo de El-Kab, el mismo chofer que no quiso llevarnos a la muralla de Nekheb (es el mismo del año pasado pero no hay manera de acordarme como se llama xD), no tuvo ningún problema en acercarnos a Esna lo que de todas maneras no fue una gran hazaña, ya que se encontraba de camino. La verdad es que ese templo ptolemaico que entra en muchos paquetes turísticos no despertaba  mi interés ni el de mis compañeros, pero ya que pasábamos cerca no estaba de más desviarnos un pelín y ver las maravillas que la mayoría de los que han pasado por allí cuentan sobre el templo y la ciudad.

Ya sabíamos que de la antigua Iunyt o  la ciudad santa de Ta Senet de época faraónica no quedaba nada. De Latópolis tampoco, E´Sne como llama Wilkinson a la ciudad, había engullido esos vestigios.

Solo quedaba ese templo ptolemaico de Khnum

 

La furgo paró en un lugar todavía medio civilizado donde había algo de gente y un niño pidiendo bolis,  delante de una estrecha calleja por donde se llegaba al templo que está en el centro de la “ciudad”. Como no era temporada turística no había ni un puñetero guiri. Sólo nosotros tres frente a los habitantes de Esna xD.

Me sentí como la protagonista de un a novela de Lovecraft, algo allí me daba “yuyu”. Me tapé con un chal intentando pasar más desapercibida, no fuera que algún chalado considerara mis brazos como algo pecaminoso.

 

Era imposible pasar desapercibidos,  miradas recelosas nos observaban desde las ventanas mientras caminábamos por las callejas. Nadie te ofrecía nada, casi todas las puertas estaban cerradas. Dicen que tiene un mercado, pero como nuestro interés se centra en la historia no nos dio por investigar si se podían comprar baratijas o no, fuimos al grano.

En nuestro camino teníamos que sortear basura y regueros de agua maloliente. No se que le ven de pintoresco o bonito a esto xD.


calle-Esna.jpg

 

El brazo que sale en la foto es de mi Rag

 

Una vez que llegamos frente al templo volvimos a ver gente. Unos polis con metralleta y los que te cobran la entrada.

 Pagamos el correspondiente ticket y bajamos las escaleras que llevan al templo que se encuentra a unos nueve metros del nivel de la calle. Mientras bajaba me acordé de “La ciudad sin nombre”, uno de los cuentos de Lovecraft que más me gustaba en mi época juvenil. Si algún día vuelvo a Esna, más por morbo que por otra cosa, será bajo de luz de la luna para sentir aún más esa “aura imperceptible que me repelía” (palabras de Lovecraft que aplico a lo que me inspiraba el lugar xD) y entonces si molará de verdad la sensación que Esna me inspiró.

Si, Esna tiene esa cosa que me repele, esa sensación casi imperceptible de pueblo salido de un video-juego de terror donde no sabes si la secta de Cthulhu te puede salir por una esquina……¡¡y el templo por donde pasan las alcantarillas de la ciudad xxxDDDD!!

 

En el templo solo estaban los que vigilan que no se realicen actos vandálicos (léase pintadas y demás) que en realidad lo que hacían era pasar el rato, como andaban de cháchara entre ellos no nos molestaron. Mejor que mejor.


escaleras-Esna.JPG

 


Las escaleras de bajada, el templo, y en primer plano una de las tapas del alcantarillado xxxDDDD

Compartir este post

Repost 0

Comentarios