Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 junio 2010 4 17 /06 /junio /2010 10:35

 

El registro sigue con la siega de los cultivos.

 

Aquí se recoge la cebada, los campesinos la cortan con hoces trabajando en pareja. Uno de ellos está parado bebiendo algo de un jarra, y los siguen una muchacha y una niña, las espigadoras, que aprovechan lo que pueda caer de la siega. Una de ellas se queja a los segadores: “Dame un manojo, o mañana tendremos que volver por la tarde, no vuelvas a ser malicioso como ayer”.

 A la derecha podemos ver un cobertizo donde hay vasijas ordenadas en soportes, y delante un sirviente con un paño doblado y un abanico en la mano. Con lo que parece que el cobertizo era para que reposara al fresco Paheri cuando visitaba sus campos, el sirviente no creo que abanicara ni diera agua a los campesinos xD.


quiosquillo Paheri

 

La escena sigue en el registro superior. A la derecha podemos ver a dos campesinos que llevan la siega de los campos en un cuévano aguantado por una vara. La siguiente pareja lleva otro pero vacío. Hay una actividad, unos vienen y otros van, el mayoral con una rama en la mano les mete prisa: “Despertad, moveos, el agua se acerca y está llegando a las gavillas”. A lo que los campesinos le responden:” “El sol quema, démosle al sol en valor, el pescado, de la cebada”. Con lo que dan a entender que si se inundan los campos y se pierde la cosecha, siempre se podrán comer los peces.

Los que llevan el cuévano vacío le vacilan al mayoral: “Esta vara pasa el día sobre mis hombros, ¿verdad?¡Tengo un corazón muy fuerte!


Los cuévanos van a parar a una superficie donde el cereal es trillado por bueyes. Un niño los guía y un campesino los supervisa, es posible que el texto que hay sobre ellos sea una canción: “¡Pisad vosotros mismos, pisad vosotros mismos, bueyes, pisad vosotros mismos!, que vosotros tendreis el cascabillo y vuestros amos obtendrán el grano. ¡Que no se canse vuestro corazón! El aire es fresco!”.

Al final de la escena cuatro hombres con las cabezas envueltas en trapos, dos arrojan el grano con ayuda de unas palas. Otro está recogiendo el grano, y el último parece aventarlas.


transportepaheri.jpg

 

Ahora a medir el grano, Dyehutnufe, el escriba contador de cereales, anota en su tablilla los resultados. Los sacos de cebada se cargan y se llevan a un recinto cerrado en cuyo interior se ven cuatro montones de cereal y un árbol.

 

Por último se ven los barcos donde se carga el cereal, con once líneas de texto que nos dicen:

 

“¡¿Tenemos que pasarnos todo el día transportando cebada y “trigo emmer”? Los graneros están llenos, los montones desbordan por su boca, las barcas están llenas a punto de reventar. Pero aún así nos hacen correr cada vez más. ¡¿Acaso es nuestro corazón de cobre?!


barcospaheri.jpg

 

No debería ser muy fácil la vida del campesino si escuchamos sus quejas hasta en la tumba de su señor, supongo que esto sería lo más light xD ¡¡que dirían en realidad!!

 

Compartir este post

Repost 0
Published by egypt-circe - en El Kab
Comenta este artículo

Comentarios