Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 julio 2011 4 28 /07 /julio /2011 20:21

Bernard Bruyère nace en noviembre 1879 en Besançon (Francia), en una familia de militares.  Estudia y posteriomente  imparte cursos de dibujo, de arquitectura y de historia del arte. Es en la Academia del Louvre (Ecole du Louvre), gracias a los cursos de egiptología, donde descubre su pasión, Egipto. Realiza su primer viaje, en realidad un viaje de estudios en 1910.


Acabada ya la primera guerra mundial regresa a Egipto trabajando con el IFAO (Instituto Francés de Arqueología Oriental), y en 1921 es enviado a las excavaciones en Deir el-Medina.  


Fotografía de imagestate, tomada en 1930,  donde se ve a Bernard Bruyère con su bigotillo, vestido de claro junto con Jaroslav Černý a su derecha (los demás no se quien son) en Deir el-Medina.

 

Bernard-Bruyere-en-Deir-el-Medina-con-Jaroslav-Cerny.jpg

Bernard Bruyère se convierte en un testigo privilegiado de la historia cuando, en febrero de 1924, asiste en vivo y en directo  a la apertura del sarcófago de Tutankamón. Cuatro años más tarde, lo nombran Director de las excavaciones de Deir el-Medina.  Y es excavando en la ruínas de “el pueblo sin nombre” en 1930, donde conoce a su futura esposa, sobrina del helenista Pierre Jouguet, Françoise Demartre, con la que se casará en el mismo año y con quien compartirá sus registros de conocimientos y cuidados de la villa de los artesanos.

 


Son muchos de los grandes egiptólogos quienes aprenderán de este gran maestro. Un ejemplo de ello es nuestra querida Mme Desroches Noblecourt.

Corría el año 1937, Mme era entonces una jovencita de unos veintipocos años que trabajaría como voluntaria por tres meses en una misión en Egipto concedida por el CNRS.


Mme recuerda de nuestro Bernard Bruyère:


"Aprendí  mucho observando a las actividades de Bernard Bruyère, arqueólogo ejemplar,testigo del  descubrimiento de la tumba de Tutankamon. Una de mis primeras emociones es el día que acompañé Bruyère a buscar en la cocina de la casa de uno de los artesanos, acusados ​​de haber participado  en el robo de la tumba de Ramsés III durante un periodo de decadencia, aunque nadie fue capaz de encontrar pruebas concluyentes en su contra. Entrando en el pequeño sótano construido bajo la piedra del hogar, Bruyère me puso la mano en un pedazo de madera cubierta de oro, donde aún podían verse inscripciones que revelaban la realidad del robo. Se trataba de un resto que provenía de la tumba del faraón Ramsès III: ¡ el culpable fue descubierto por fin, tres mil años después!


Después de la cena, Bernard Bruyère se convirtió en un narrador de historias inagotable.  

 

Nunca insistiré lo bastante en el atractivo de Bernard Bruyère, un caballero, pero tan discreto como su memoria, que casi desapareció del círculo de los egiptólogos en una época en que la vanidad y la publicidad eran las soberanas. "

 

Así quiero recordar a la Maa -Kheru  Christiane Desroches Noblecourt , en "casa", por y para siempre.

 

Mme-Desroches-Noblecourt.jpeg

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Circe Subara - en Deir el-Medina
Comenta este artículo

Comentarios